x
≡ menú
Inicio Acerca del sitio web Noticias Contacto Enviar solicitud
La experiencia de empresas existentes y nuevas ideas para el negocio de transformación de madera con los aserraderos Wood-Mizer

Una familia de trabajadores de la madera inspirada en el trabajo duro y la imaginación


Una familia de trabajadores de la madera inspirada en el trabajo duro y la imaginación
No muy lejos de la ciudad polaca de Kolo, conocida por albergar la central de producción europea de Wood-Mizer, la familia Matusiak ha creado su propio negocio familiar en su propio hogar, situado en una tranquila campiña rodeada de jardín y casetas de madera. Un pequeño riachuelo cercano se percibe en el tranquilo y relajado ambiente.

Este es el envidiable entorno que rodea el hogar y el negocio de Jerzy y Maria Matusiak. "Cuando tenía 17 años, fui aprendiz en una gran empresa de muebles, donde trabajé durante 13 años. Allí dominé las complejidades de la fabricación de muebles de gran calidad y aprendí a amar el trabajo de la madera, un excelente material natural", afirma Jerzy.

En 1989, los Matusiak fundaron su negocio familiar y comenzaron su propia aventura trabajando la madera, aunque con unos humildes comienzos. "Empezamos de cero, con un terreno no urbanizado", recuerda Jerzy. No mucho tiempo después de producir madera con su aserradero de diseño propio, un técnico de la oficina central europea local de Wood-Mizer visitó a los Matusiak. Este examinó su aserradero, habló con ellos sobre sus necesidades de serrado y les asesoró sobre el mantenimiento de sus sierras antes de marcharse.

Jerzy y Maria Matusiak. Esta familia polaca encontró una nueva receta de la felicidad en su propio negocio familiar
"Tres horas más tarde recibimos una llamada de la fábrica de Wood-Mizer con una propuesta poco usual. ¡Wood-Mizer quería saber si nos podían prestar un aserradero para probarlo!", comenta Jerzy. En un principio, Jerzy se mostró reacio a aceptar, pensando que ya tenía suficiente trabajo con lo que tenía. Sin embargo, María, su mujer, le convenció para que probara.

Así que, en 2004, los Matusiak recibieron en su casa un aserradero LT15 con motor eléctrico. Para Jerzy, la principal ventaja de esta máquina era su simplicidad única: se podían añadir infinitas secciones de bancada para ampliar el carril de aserrado, y el aserradero de Jerzy puede cortar troncos de hasta 12 metros de longitud. El cabezal de corte se desplaza por el riel de la bancada, convirtiendo los troncos en tablas, con una pasada de cada vez. Para producir tablas de distintos tamaños simplemente se sube o se baja el cabezal de corte a la altura adecuada.

"Probamos el aserradero durante tres años. Los ingenieros de Wood-Mizer pasaron aquí muchas horas, y la mayoría de las mejoras y cambios aplicados al diseño del LT15 se probaron primero en nuestro jardín", recuerda Jerzy riendo.

Jerzy Matusiak compró su aserradero LT15 después de probarlo durante tres años en su taller de carpintería
Desde el lanzamiento de este aserradero en 1997, se han vendido más de 10.000 unidades LT15 en todo el mundo, y con el tiempo se consiguieron nuevas funciones y mejoras que ahora incluyen de serie los nuevos modelos. Algunas de las nuevas funciones que incorpora el LT15 son el programador electrónico informatizado, que configura automáticamente el grosor de la tabla, y un motor eléctrico que sube y baja el cabezal de corte. Asimismo, pueden añadirse otras opciones para aumentar la productividad, por ejemplo, el avance mecánico y un descortezador para retirar la corteza, la suciedad y las piedras de la superficie de los troncos.

"El aserradero LT15 no da ningún tipo de problema y funciona como un reloj. Durante todo el tiempo que trabajé con él, no tuve que repararlo ni sufrió daños importantes, simplemente aserraba", dijo Jerzy. Después de probar el aserradero de Wood-Mizer durante tres años, decidió que era hora de comprarlo. En la actualidad, dos de los hijos de Jerzy y María, Rafal y Karol de 32 y 28 años respectivamente, manejan juntos el aserradero. Sierran una media de 5-7 m3.

Pawel, el hijo mayor, también trabaja en el sector maderero. "Tiene imaginación para trabajar la madera y construye escaleras perfectas", comenta María con evidente orgullo.
Actualmente hay dos aprendices trabajando con los Matusiak y, desde 1989, más de 50 estudiantes aprendieron a trabajar la madera en la empresa. Muchos de ellos buscaron trabajo en el sector después de su formación.

Durante los meses de verano, la familia fabrica estructuras de madera para tejados, y en invierno hacen productos únicos: comederos para pájaros, jaulas para conejos y casetas para perros. Estos productos acabados se exportan a Holanda, Inglaterra y Alemania. También construyen mostradores plegables especiales para tiendas y vendedores, fáciles de transportar y rápidos de montar. Estos mostradores se utilizan para mostrar la gama completa del vendedor: pajareras, comederos y bebederos para pájaros.

"Aunque el aserradero LT15 parezca pequeño, cortamos 1.700 m3 al año para nuestras propias necesidades y para los clientes", apunta Jerzy. Durante los meses de verano trabajan para aserrar material extra para prepararse para el invierno. El horno de secado que Jerzy diseñó ayuda a aumentar el valor y la calidad de sus tablas.

"El año pasado produjimos dos millones de tejas de madera para tejados. ¡Acaba de empezar la temporada de este año y ya tenemos un pedido de 500.000 tejas!"

María Matusiak también trabaja la madera y es una parte fundamental de su éxito. "No tiene rival en el taller de carpintería. Nadie puede seguirle el ritmo en el trabajo: es capaz de atender mil cosas en una hora", comenta Jerzy elogiando a su mujer.

Cuando les preguntamos qué hace la familia en su tiempo libre, se echan a ríen al unísono: "Miren el jardín que tenemos, este es nuestro verdadero lugar de ocio. Para nosotros, nuestro hogar es el mejor lugar del mundo. El hogar es donde está la familia, y cada uno de sus tres hijos ha construido su casa por la zona.

"Nos levantamos sobre las 7:30, desayunamos y empezamos el día. Todos hacemos algo en nuestro negocio familiar". Es evidente que realmente les gusta su negocio, trabajar juntos y tener siempre algo que hacer. A veces, Jerzy se va de pesca en su tiempo libre y, con la creación de un nuevo lago en la zona, estará a solo unos pasos de su pasatiempo.

A sus 54 años, Jerzy se ríe mucho y se siente muy afortunado de tener un negocio familiar. Muchos grandes autores han reflexionado sobre la fuente de la felicidad, en cambio, la familia Matusiak ha encontrado la suya trabajando juntos en una profesión de la que todos disfrutan.
Toda la familia Matusiak reunida junto a su aserradero Wood-Mizer




Si estás interesado en los productos y servicios de Wood-Mizer mencionados en este artículo, puedes
Llamarnos al:
Otros artículos sobre negocio familiar
Cuando trabajo y placer se unen El aserradero de cinta portátil de un farmacéutico produce 4 m3 de madera al día El sonido de las campanas La construcción de un viñedo y una bodega en una granja
Contactos Enlaces
© 2016 El Planeta Wood-Mizer
ul. Nagórna 114, 62-600 Koło, Polonia
woodmizer.es
woodmizer.eu