x
≡ menú
Inicio Acerca del sitio web Noticias Contacto Enviar solicitud
La experiencia de empresas existentes y nuevas ideas para el negocio de transformación de madera con los aserraderos Wood-Mizer

La construcción de un viñedo y una bodega en una granja
El aserradero de Wood-Mizer crea oportunidades cuando la labranza tradicional no funciona


La construcción de un viñedo y una bodega en una granja
En el año 2003, David y Teresa Weyler decidieron invertir en una extensa granja situada en las colinas de Bedford, Kentucky (Estados Unidos). Contentos con su inversión, en 2005 el matrimonio Weyler adquirió otra finca, esta vez junto al río Little Kentucky, que incluía una antigua granja construida a principios del siglo XX.

Para poder restaurar la antigua casa y permanecer fieles a su filosofía de respeto del entorno, los Weyler decidieron utilizar materiales que se encontraban en la propia granja y, en particular, la piedra y la madera que abundaban en la finca.

Pero para poder transformar los árboles en otra cosa que no fuera leña, los Weyler necesitaban un aserradero. Tras estudiar varias opciones, decidieron comprar un aserradero de cinta móvil de Wood-Mizer por su precio asequible y porque así David podría trasladarlo por la finca con su tractor 4x4.

David y Teresa pasaron muchos fines de semana en la finca, restaurando la casa y hablando con los vecinos. Finalmente la idea de la vida rural les sedujo y decidieron vender su casa de Louisville, en Kentucky, para vivir en la granja de forma permanente. También decidieron vivir de forma autosuficiente, cultivando frutas y verduras, y abasteciéndose con su propia carne, sus aves y sus huevos frescos.

Cuando los Weyler consideraron la posibilidad de ampliar sus terrenos por cuarta y última vez, decidieron que era hora de que la granja comenzara a generar ingresos para ayudar a su mantenimiento. Sin embargo, la topografía de la zona presentaba ciertos problemas debido a la inclinación y a la naturaleza rocosa del terreno.

Ante la dificultad de practicar la agricultura tradicional, el matrimonio pensó que la explotación de un viñedo y una bodega sería la opción más viable. El cultivo del viñedo partiendo de un terreno virgen suponía un enorme trabajo y requería cientos de estacas de madera. David y Teresa utilizaron su aserradero para cortar todas las estacas que necesitaban, utilizando madera de cedro proveniente de su finca. Además de emplear el aserradero para hacer piezas de madera para restaurar su casa y estacas para sus vides, el matrimonio reconstruyó una segunda casa, varios establos y fabricó mucho material para hacer cercados.

El primer proyecto comercial de los Weyler, construido en tres meses, fue una precioso pabellón para sus viñedos fabricado con madera de cedro y fresno. Para este proyecto, los Weyler contaron con la ayuda de amigos, quienes colaboraron en la tala de árboles, el aserrado de madera y las actividades de construcción. David no duda en afirmar que el cien por cien de la madera empleada en el proyecto se cortó con su aserradero Wood-Mizer. Además, calcula que solo los materiales del pabellón habrían costado al menos 20.000 dólares en cualquier establecimiento de venta de madera. Para construir la barra principal, los Weyler tuvieron que aserrar madera de nogal americano, un tipo de madera muy dura y que resulta difícil de cortar. En cuanto al suelo, está hecho con losas de piedra de gran tamaño.

Para completar sus instalaciones vinícolas, los Weyler acaban de terminar una bodega con una superficie de 600 metros cuadrados. El edificio incluye una sala de catas con una barra de madera de cerezo de siete metros de longitud, sacada de un mismo árbol que fue derribado durante un temporal. David explica que solo esta barra está valorada en la mitad de lo que les costó el aserradero. "El árbol se cayó durante una tormenta y tuvimos que retirarlo. De haber llamado a una empresa para que lo retirara, nos habría costado más de 3.000 dólares pero, gracias al aserradero, pudimos hacerlo nosotros mismos sin coste alguno y obtener además el equivalente a cuatro camiones de madera de cerezo".



Sin duda, el aserradero ha ayudado a los Weyler a revalorizar su propiedad y a emprender un negocio rentable en su finca más allá de la agricultura tradicional.




Si estás interesado en los productos y servicios de Wood-Mizer mencionados en este artículo, puedes
Llamarnos al:
Otros artículos sobre negocio familiar
Cuando trabajo y placer se unen El aserradero de cinta portátil de un farmacéutico produce 4 m3 de madera al día El sonido de las campanas Un carpintero austriaco se entrega en cuerpo y alma a la calidad y la eficacia
Contactos Enlaces
© 2016 El Planeta Wood-Mizer
ul. Nagórna 114, 62-600 Koło, Polonia
woodmizer.es
woodmizer.eu