x
≡ menú
Inicio Acerca del sitio web Noticias Contacto Enviar solicitud
La experiencia de empresas existentes y nuevas ideas para el negocio de transformación de madera con los aserraderos Wood-Mizer

Fabricación de suelos de madera de alta calidad: del árbol a la tarima


Fabricación de suelos de madera de alta calidad: del árbol a la tarima
Silvan Floors, un antiguo instalador británico de suelos, consigue crecer y aumentar su rentabilidad montando su propia fábrica de suelos. En este reportaje nos cuentan cómo fue el proceso de financiación e implantación de sus instalaciones de fabricación integral, capaces de convertir los troncos en tarimas listas para montar.

Hace cinco años, Silvan Floors disfrutaba de una cómoda situación como empresa instaladora de suelos. La compañía tenía una digna facturación y su contrato de suministro de materiales para suelos con un proveedor extranjero funcionaba bien. Sin embargo, con el fin de tener una flexibilidad y un control totales sobre sus productos y satisfacer las necesidades específicas de los clientes, decidieron diseñar un plan de negocio que incluía la creación de su propia planta de fabricación en Leicestershire (Reino Unido), lo que les permitiría producir tarimas para suelos a partir de troncos.

"Cuando decidimos dar este paso mucha gente se sorprendió", recuerda Richard Brewster, director técnico de Silvan Floors, quien se encarga de supervisar las actividades diarias del establecimiento. "Sin embargo, dado el amplio conocimiento que teníamos del sector de la madera, pensamos que podíamos hacerlo todo nosotros mismos."

La oferta de productos
Silvan se especializa en suelos de madera fabricados con tarimas de dimensiones especiales, lo que los hace prácticamente únicos en el mercado.

"La longitud de las tarimas les confiere una estética única, lo que gusta mucho a arquitectos, decoradores y clientes particulares", explica Richard. "Trabajamos lo que se llama "tarimas de longitud total", lo que significa que tenemos la capacidad de cubrir hasta 16 metros con una sola tarima, abarcando de una pared a otra de una misma sala. En cuanto al ancho, llegamos hasta los 60 cm. Esta flexibilidad, junto con el diseño, es lo que más gusta a nuestros clientes".

Para un proyecto reciente necesitaron cubrir una longitud de 15,5 metros de pared a pared, la mayor hasta la fecha. Muchos de sus clientes son arquitectos y diseñadores y, a pesar de que gran parte de sus ventas provienen de la región de Londres, también instalan suelos de forma habitual en toda Europa, en Oriente Medio y en EEUU.

Los suelos de madera de diseño están considerados más ecológicos y suponen una mejora estructural en comparación con los suelos sólidos tradicionales que se vienen fabricando desde hace siglos. Una capa superior de madera sólida, llamada lamella, se adhiere a un tablón robusto de cinco capas que forma la base. A continuación, se necesita madera menos refinada para crear el suelo, mientras que el tablón inferior refuerza la integridad estructural del conjunto. Esta combinación hace que el suelo de diseño sea más duradero a la par que más económico que los suelos de madera sólidos. Para la capa superior, Silvan utiliza principalmente madera de roble británica y francesa, además de arce, castaño y otros tipos de madera.

Creación de una planta de fabricación de suelos
"Finalmente, llegó un momento en que sentimos que no podíamos seguir creciendo y que apenas teníamos control sobre el desarrollo de nuestros productos", explica Richard. "Queríamos tener el control de todo lo que hacíamos".

Así, elaboraron un nuevo plan de negocio a cinco años que incluía una estrategia de inversión, crecimiento y aumento de la facturación y que pasaba por adquirir equipos de fabricación y contratar a más empleados. La financiación de este nuevo proyecto en tiempos de recesión económica fue realmente difícil. Sin embargo, su determinación mereció la pena.

Una de las claves para obtener la financiación necesaria fue la combinación correcta de maquinaria de producción para que la idea pareciera rentable sobre el papel.

La elección de los diferentes moldeadores, lijadoras, cortadores de bordes y recortadoras fue relativamente sencilla, pero la mayor incógnita durante su investigación inicial fue encontrar el método más adecuado para la descomposición y secado de los troncos en bruto.

"Examinamos muchas sierras de cinta diferentes", comenta Richard. "En la web de YouTube encontramos muchísimos vídeos de los aserraderos Wood-Mizer y aprendimos muchas cosas sobre estas máquinas".

Wood-Mizer, fundada en Estados Unidos hace más de 30 años, fabrica una amplia gama de aserraderos móviles, fijos e industriales que utilizan sierras de cinta de corte fino cuyas ventajas han sido reconocidas a nivel mundial. Además, desde hace 20 años, todos los aserraderos Wood-Mizer que se venden en Europa también son de fabricación europea, y la empresa cuenta con representación en todo el continente para servicios comerciales y de asistencia técnica. Según la sede de la compañía, a pesar de la recesión, los aserraderos gozan de una gran popularidad entre diferentes empresas, desde explotaciones agrícolas que producen madera para sus actividades diarias hasta plantas de fabricación de maderas destinadas a la construcción a escala industrial.

Atraídos por la oferta de Wood-Mizer de aserraderos de cinta estrecha (que les permitirían obtener el máximo rendimiento de cada tronco), los directores de Silvan Floors no pudieron evitar dudar en un principio, preocupados ante la posibilidad de que las sierras no fueran capaces de aguantar la dureza de serrar troncos de roble de un metro de diámetro durante ocho o diez horas al día.

"Un día fuimos a una feria de agricultura en la que vimos cómo uno de esos aserraderos cortaba un tronco", recuerda Richard. "Los representantes de Wood-Mizer nos cortaron una pieza de madera extremadamente fina y estaba absolutamente perfecta. En ese momento no tuvimos duda de que esa era la máquina más adecuada para el tratamiento inicial de los troncos. Pensamos que las grandes sierras tradicionales resultarían demasiado voluminosas, necesitábamos algo un poco más sutil para cortar la madera de roble que utilizábamos".

Silvan optó por adquirir el modelo estático LT40 de Wood-Mizer, además de un reaserradero para los trabajos en inclinación y un horno. Una vez instalados los equipos en las instalaciones rurales de Silvan, un equipo formado por 14 operarios con experiencia se encarga de operarla, y cada uno de ellos comparte la misma dedicación y gusto por la calidad. De hecho, una serie de carteles repartidos por las instalaciones nos recuerdan la verdadera filosofía de esta empresa: "La calidad es lo primero".

El proceso de fabricación
El primer paso es la descomposición inicial de los troncos con el aserradero LT40 para obtener tarimas de 10 mm con un tamaño de hasta 15 metros de largo y 60 cm de ancho. Se evitan la albura y el duramen del tronco, y el resultado son tableros de gran belleza en los que la veta se muestra en todo su esplendor.

Según Richard, la decisión de optar por el aserradero de cinta estrecha de Wood-Mizer ha merecido la pena.

"Esta máquina es quizás uno de los equipos más imprescindibles de la línea de producción de Silvan Floors", afirma. "Hasta que abres cada tronco no sabes lo que te vas a encontrar y, nueve de cada diez veces, es precioso. La emoción comienza en el momento en que la sierra toca el tronco y continúa hasta el acabado final".

Los tablones se apilan y se secan al aire durante dos o tres semanas en el almacén de madera. A continuación, pasan al horno de secado (una unidad típica dotada de respiraderos), donde permanecen unos diez días, tiempo durante el cual la madera pierde entre un cuatro y un seis por ciento de humedad.

Las partes más ásperas se lijan a mano antes de pasar a la gran prensa de Silvan para unir las planchas de madera al tablero inferior. De ahí pasan a la lija de cinta, luego al cortador y, por último, al moldeador que les dará la forma final, convirtiéndolos en bellas tarimas veteadas.

En el caso de superficies texturizadas, las tarimas se someten a varias duras pasadas por la máquina de cepillos de alambre con seis cabezales, cada uno de los cuales se puede ajustar para aplicar una presión diferente y crear la textura precisa en las distintas partes de la tarima.

La línea de acabado es, sin duda, la parte más creativa del proceso. Gracias al laboratorio virtual de ceras, colores y acabados, se consigue el efecto que cada cliente busca. Silvan ofrece una gama cromática de 32 colores estándar, además de acabados personalizados.

"Las secciones sobrantes y el serrín se venden a establos y para fabricar briquetas y pellets, así que básicamente no se desperdicia nada. Nuestra huella de carbono es muy pequeña", argumenta Richard.

El proceso de producción de un suelo estándar, desde la tala del árbol hasta la fase de instalación, suele durar diez semanas. Todos los productos de Silvan están certificados por el FSC (Forestry Stewardship Council) y el PEFC (Programme for the Endorsement of Forest Certification).

Marketing propio
La principal vía de marketing en la que creen realmente es la asistencia a ferias, donde tienen la oportunidad de hablar directamente con futuros clientes, mostrar ejemplos reales de su trabajo y transmitir su pasión en persona. Disponer de un sitio web de calidad es otra de las prioridades de Silvan. De hecho, acaban de concluir el nuevo diseño de su web con el fin de dar a conocer su producto final y la filosofía de su negocio.

El futuro
Transcurridos los dos primeros años de su plan de negocio, Richard se enorgullece de poder afirmar que sus planes se están cumpliendo incluso antes de lo previsto.

A pesar de que prevén ampliar sus equipos, no quieren crecer demasiado. Han instalado una lijadora más y esperan poder aumentar el número de hornos para reducir los cuellos de botella que se producen. Teniendo en cuenta que su aserradero actualmente funciona diez horas al día, el crecimiento de la empresa también implicará incrementar el número de máquinas.

"Actualmente contamos con un aserradero LT40. Más adelante añadiremos uno o dos más... En estos momentos creemos que el LT40 es la solución perfecta porque puede incluso con troncos de tamaño considerable. Hemos llegado a tener troncos de un metro de contorno y el aserradero los corta sin problema".

"Sin duda, la inversión y las dificultades para sacar adelante el proyecto han merecido la pena", afirma Richard. "Como empresa, estamos muy contentos de que todo haya salido bien".

Para ver un vídeo del proceso de fabricación y conocer al equipo de Silvan Floors, haga clic en el siguiente enlace:

Por Jacob Mooney

Para obtener mayor información:
www.silvanfloors.com




Si estás interesado en los productos y servicios de Wood-Mizer mencionados en este artículo, puedes
Llamarnos al:
Contactos Enlaces
© 2016 El Planeta Wood-Mizer
ul. Nagórna 114, 62-600 Koło, Polonia
woodmizer.es
woodmizer.eu